Periódicos Locales

03 de Octubre

¿cuál es el ingrediente esencial en la lucha por los derechos humanos? Las personas solo pueden guiar al mundo hacia la paz y el bienestar cuando tienen valor de enfrentarse ante la justicia, aunque sean las únicas. Cuando individuos así de valientes aúnan sus esfuerzos y se unen en una fuerte solidaridad, son capaces de cambiar la sociedad. Pero todo empieza por ti.

A partir de tu propio valor surge todo lo demás. En su libro Dear Mrs. Parks: A Dialogue with Today’s Youth (Querida Sra. Parks: Un diálogo con la juventud actual), Rosa Parks, la madre del movimiento por los derechos civiles en Estados Unidos, escribe:

“No tenía ni idea de que se estaba haciendo la historia. Estaba cansada de ceder. En cierto modo, sentía que hacía bien enfrentándome al conductor de ese autobús. No pensaba en las consecuencias. Supe que me podían haber linchado, maltratado o golpeado cuando vino la policía. Opté por no moverme porque tenía razón”.

Rosa Parks encontró la valentía para hacer una denuncia porque creía que hacía bien. La valentía siempre surge de lo que es correcto, de la justicia. Viene del deseo de hacer lo que está bien, de crear una sociedad justa y de ser un buen ser humano.

Si queremos hacer el bien, no solo a nosotros mismos, sino a la humanidad y al mundo, necesitamos valentía. La valentía es la energía que hace posible estas acciones: puede que las acciones no hagan que sus autores llamen la atención, pero brillan de verdad con el resplandor del bien. Terminar con las agresiones en los colegios es un acto de valor. Así como lo es soportar los momentos difíciles y sobrevivir en circunstancias adversas.

También lo es intentar llevar una vida sincera y decente día a día. En cambio, la gente perezosa, que no se preocupa o va por mal camino, no tiene el valor para enfrentarse a la vida diaria. En nuestras familias, o entre nuestros amigos, si decimos claramente nuestras opiniones, las cosas irán en una dirección positiva. Nuestro deseo de seguir en esa dirección y ayudar a los demás a que lo hagan, también es un tipo de valor muy admirable. Digan lo que digan los demás, haz siempre lo que creas correcto. Si tienes la valentía para hacer eso, es como si tuvieras un arma mágica de ilimitado poder.

El autor es presidente de la Soka Gakkai Internacional